El rumor nutricionista que ayudó a ganar la II Guerra Mundial

“… Es interesante señalar, ya que estamos en ello, que las zanahorias fueron la fuente de uno de los grandes golpes de desinformación producidos durante la Segunda Guerra Mundial, en un momento en el que los alemanes no lograban entender cómo nuestros pilotos podían divisar sus aviones desde grandes distancias, incluso en la oscuridad.

Para impedir que siguieran intentando averiguar si habíamos inventado algo inteligente como el radar (que sí habíamos inventado), los británicos urdieron un elaborado y absolutamente falso rumor nutricionista. Los carotenos de las zanahorias, explicaron, son transportados al ojo y convertidos allí en retinal, que es la molécula que permite que nuestra vista detecte la luz. Esto es básicamente cierto y no deja de ser un mecanismo verosímil, como tantos otros que ya hemos visto. Así que, según la historia que se hizo correr desde el bando británico (sin duda, entre grandes carcajadas de aquellos bigotudos de la RAF), lo que habíamos estado haciendo era dar de comer a los nuestros grandes platos de zanahorias, con el feliz efecto que se podía observar”.

Ben Goldacre, Mala Ciencia

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Fragmentos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El rumor nutricionista que ayudó a ganar la II Guerra Mundial

  1. Pingback: El rumor nutricionista que ayudó a ganar la II Guerra Mundial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s