Otro ejemplo de Mala Ciencia: TVE explica su información sobre el “peligro” de las radiaciones electromagnéticas

Por Antonio Martínez Ron

Uno de los vicios que sacuden a la profesión periodística es el trato poco riguroso de las informaciones que tienen que ver con la salud y su tendencia al amarillismo. Lo que vais a leer a continuación no se ha elegido tanto por la metedura de pata de la televisión pública en una de sus piezas, que ya es preocupante, sino porque la posterior explicación del responsable de informativos a la defensora del Espectador ilustra perfectamente los principales errores que se cometen a la hora de afrontar este tipo de informaciones. Veamos primero el reportaje original.


En diciembre de 2010, la edición del fin de semana del Telediario de TVE emitió un reportaje bajo el título “Rodeados de radiación” en el que se aseguraba que las ondas electromagnéticas que emiten los electrodomésticos de nuestros hogares son malas para la salud y pueden provocar diversas enfermedades. Para ilustrar el reportaje, los periodistas siguieron el trabajo de los técnicos de una empresa llamada Geosanix, cuyo negocio consiste en instalar supuestas protecciones contra estas radiaciones potencialmente “dañinas”, siempre según ellos. El reportaje levantó un aluvión de críticas entre los científicos y blogueros – Luis Alfonso Gámez (en Magonia) o Ismael Pérez (en Homínidos), por poner dos ejemplos – que argumentaban que no existe ningún estudio científico que pruebe estas afirmaciones y recordaban que incluso la OMS asegura que estas radiaciones son inocuas.

Como era de esperar, el buzón de la defensora del Espectador de TVE, Elena Sánchez, se llenó de quejas ante semejante reportaje alarmista y acientífico, y ésta dio respuesta a las críticas hace unos días en su programa. El pasado sábado 5 de febrero, el espacio de la defensora en La 2 emitió la queja de un espectador y la respuesta del responsable de informativos de fin de semana:


Como veréis, el espectador recalca lo que otros ya habían apuntado en la red: “No hay ninguna investigación seria” sobre este asunto y se trata de “publicidad encubierta” de una empresa particular. Por su parte, el editor del telediario fin de semana, Esteve Crespo, justifica su labor y asegura que no se trata de publicidad y que la información surge de un informe de la Fundación para la Salud Geoambiental de Madrid y “con diversas fuentes documentales”. Una y otra vez se esfuerza por explicarnos que la información fue “contrastada” y veraz, pero de sus palabras se deduce que de “contrastada” no tiene absolutamente nada, como veremos a continuación.

En primer lugar, una de las personas que aparece explicando lo malas que son las radiaciones en el vídeo es Fernando Pérez, presidente y director técnico de la Fundación Geosanix (aunque solo lo rotulen como Fundación Geosanix) . Casualmente, Pérez resulta ser también el vicepresidente de la Fundación para la Salud Geoambiental de Madrid, que es donde parte la idea de hacer la información, según reconoce el propio responsable de informativos. La cosa ya pinta fea.

Seguidamente, trata de restarle importancia al asunto porque, dice, no trataban de despertar la alarma porque recalcan que el efecto se evita apagando los aparatos. O sea, que la locutora del reportaje asegura que las radiaciones pueden provocar fibromialgia y depresión, ¿pero no debemos preocuparnos porque basta con desenchufarlos antes de dormir? Como se preguntaba L.A. Gámez, en Magonia: ” ¿Es que cuando estamos despiertos esa malignas radiaciones no hacen nada?”.

Cuando se le pregunta por qué no se contrastó con las fuentes que niegan que las radiaciones tengan ningún efecto (la inmensa mayoría de la comunidad científica, por cierto), Esteve Crespo echa mano del viejo truco de la “controversia”: “No hay una coincidencia científica”, asegura, “hay una cierta controversia respecto al efecto sobre la salud que pueden tener estas ondas”. Resulta curioso que haya una controversia tan grande y no se cite la otra versión del asunto en el reportaje (qué olvido más tonto, ¿no?). Lo cierto es que no existe controversia: los estudios no dicen que haya efectos en la salud, por mucho que algún personaje difunda esta teoría o, como en el reportaje, quiera hacernos ver eso de que “la Wifi se parece a los microondas” (¡!).

Cuando habla de fuentes, Crespo cita vagamente al Instituto Tecnológico de Lleida o la Agencia Europea de Medio Ambiente, y se justifica diciendo que preguntaron a José Luis Bardasano, de la Universidad de Alcalá de Henares. Pero atentos al argumento, le llamaron porque “es una de las personas que encontramos que se utilizaba o a la cual recurren diferentes medios para tratar esta información…”. Es decir, que les venía de perlas para culminar la tesis del reportaje, buscaron a alguien que ya hubiera dicho algo parecido, y asunto zanjado. Por cierto, Bardasano es muy crítico con las radiaciones pero de cuando en cuando certifica alguna pulsera mágica y habla por ahí del “tercer ojo” (¡¡por Raticulín!!)

Finalmente, Crespo admite que “si hubiéramos incluido alguna referencia de la OMS” se habrían evitado “malentendidos o interpretaciones que van más allá del objetivo de la noticia”. La pregunta que nos queda a los espectadores es clara: ¿por qué no se hizo? Para corregir una mala práctica periodística, reconocerla y dejar de echar balones fuera es un buen primer paso.

Uno de las más feas costumbres del mal periodismo es partir de una información sesgada – o de una fuente interesada en este caso – y por pura comodidad vestirla con las fuentes que refuerzan la tesis principal sin contrastar con ninguna otra. En este caso estamos ante un caso grave por varias razones, se trata de una televisión pública, se incita al alarmismo sin ningún fundamento real, se da información falsa (como que la radiación de los electrodomésticos es perjudicial para la salud o que se pueden disminuir con cierta protección en las paredes) y se le da un espacio publicitario a una empresa particular a raíz de un estudio que presenta ella misma. Y por si fuera poco, el editor y responsable del programa no sólo no admite el error sino que se permite darnos una lección sobre informaciones contrastadas.

Otra fea costumbre que tienen los malos periodistas es que se basan en informaciones que antes han hecho otros periodistas para volver a repetir el esquema. Por eso asegura Crespo que llamaron “al experto que se llama habitualmente”. Si queréis tener una idea de a qué me refiero, basta con echar un vistazo a las veces que ha aparecido Geosanix en distintos medios y al tratamiento que se le ha dado.

Por cierto, que cuando uno tiene ganas de amarillear e incitar al alarmismo, conviene llamar una y otra vez al experto que nos dé nuestra tesis, nunca a otro. Aquí tenéis otros dos ejemplos de mal periodismo de Juan Ramón Lucas (TVE) y Reporteros (Cuatro).

Lectura complementaria: Desmontando a la Fundación para la Salud Geoambiental (Migui.com)

* Este artículo inaugura la sección de blogs invitados en Mala Ciencia

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Periodismo, Blog invitado. Guarda el enlace permanente.

22 respuestas a Otro ejemplo de Mala Ciencia: TVE explica su información sobre el “peligro” de las radiaciones electromagnéticas

  1. Pingback: Otro ejemplo de Mala Ciencia: TVE explica su información sobre el “peligro” de las radiaciones electromagnéticas

  2. Solo un apunte, mi blog es “Homínidos” no “La ciencia es Bella” , el post donde publique la carta es: http://hominidos.blogspot.com/2010/12/carta-abierta-rtve.html

  3. Josu Mezo dijo:

    Magnífica entrada, que resume muy bien no sólo que las cosas se hacen mal a menudo, sino algo mucho peor: que no hay conciencia de hacerlo mal.

  4. Ojete dijo:

    Se me ocurren taaaantas bromas sobre el tercer ojo….

  5. Pingback: TVE y el falso peligro de las radiaciones electromagnéticas - www.pajareo.com

  6. Iñaki dijo:

    Publicidad de Google:

    Eliminación de geopatías
    Elimina las geopatías y radiaciones de tu casa ahora. Dispositivo.
    natudelia.com/geopatias

    Je je je

  7. javier dijo:

    pues mira existen muchisimos estudios que lo demuestran que son perjudiciales para la salud,pero bueno el tabaco hasta los años 50 no era dañino,lo mismo pasar con el wifi,pero existen grandes corporaciones que hacen que tu no veas esos estudios algun dia salira a la luz y tu te daras cuenta que has sido complice.

    • Dani dijo:

      Dime uno.

      • czero dijo:

        En lo que se refiere a riesgos para la salud, el estudio Naila, realizado en Alemania en el año 2004 ( Eger, H et alii: Einfluss der räumlinchen Nähe von Mobilfunksendeanlagen auf die Krebsinzidenz. Umwelt Medizin Gesellschaft, n.º 17, p 326-332, 4/2004 ), establece un incremento del cáncer de 3,29 veces más en radios de 400 metros alrededor de antenas de telefonía móvil.

        El estudio israelí (Ronni Wolf & Danny Wolf, 2004, Increased Incidence of Cancer near a Cell-Phone Transmitter Station. International Journal of Cancer Prevention. Volume 1, number 2, April 2004) señala una cifra de 4,15 veces mayor el crecimiento de cáncer en radios de 350 metros alrededor de una estación de telefonía móvil.

        El Comité Nacional para la Protección Radiológica (NRPB) británico, concluyó en marzo de 2002 que la radiación electromagnética duplica las posibilidades de padecer leucemia. El equipo dirigido por el Dr. Richard Doll (reconocido por haber probado que fumar es la principal causa de cáncer de pulmón), de la unidad de Investigación del Cáncer de la Universidad de Oxford, estudió 3.247 casos de leucemia infantil en Europa, Norteamérica y Nueva Zelanda.

        La Agencia Internacional de Investigación del Cáncer incluyó en junio de 2001 a los campos electromagnéticos de baja frecuencia en la Clasificación de Sustancias Carcinogénicas dentro de la categoría de “posible carcinógeno en humanos” (categoría 2B).
        Un estudio del Consejo Nacional de Investigación italiano (en Bolonia) reveló en octubre de 2002 que las radiaciones electromagnéticas pueden acelerar la reproducción de las células cancerígenas.

        También llama la atención la “censura” impuesta a varios estudios que se estaban llevando a cabo: a partir del 2004, misteriosamente el Proyecto REFLEX dejó de recibir financiación europea o bien el director del Hospital La Fe de Valencia, Vicente Gil Suay, impidió en el año 2002 al médico Claudio Gómez Perretta investigar los efectos en la salud de las ondas electromagnéticas so pena de una sanción grave.

  8. Eugenio dijo:

    Soy ingeniero y escéptico por naturaleza, y creo que el escepticismo consiste en cuestionarse todas las afirmaciones, no en elegir las afirmaciones que parecen más correctas.

    En el sitio del sujeto ese se citan dos documentos que he logrado encontrar y que en un vistazo rápido parecen legítimos.
    Uno el listado de productos cancerígenos de la International Agency for Research on Cancer, rama de la OMS

    http://monographs.iarc.fr/ENG/Classification/index.php

    En la lista 2B (sustacias “posíblemente” cancerígenas) aparecen las radiaciones electromagnéticas de muy baja frecuencia (En la M. Elemento 2B-80)

    http://monographs.iarc.fr/ENG/Classification/ClassificationsGroupOrder.pdf

    También existe un documento de 607 páginas liberado por un “BioInitiative Working Group” firmado por una serie de (lo que parecen ser) científicos, en los que se incluyen referencias concretas a otros estudios:

    http://www.nodo50.org/porlasbuenasondas/IMG/pdf/BIOINITIATIVE_Full.pdf

    Por favor, que alguien con el mismo interés y más tiempo que yo le eche un ojo, bien para tirarlo por tierra o bien para tenerlo en cuenta.

    gracias.

  9. Avaron dijo:

    Evidentemente, aunque fuera cierto (que no lo es), sólo podrías protegerte de estos campos chungos con jaulas de Faraday. ¿Geosanix hace jaulas de Faraday? NO. Ergo NO ponen solución a esto.

  10. Pablo dijo:

    Menos mal que alguien hace algo por desmentir a estos ignorantes, cuando lo vi en el telediario me hirvió la sangre jajaj

  11. czero dijo:

    También quiero dejar constancia aquí de parte de lo que decía la web de la OMS hace un par de años:

    “Cáncer: Las evidencias científicas actuales indican que es improbable que la exposición a campos de RF, como los emitidos por los teléfonos móviles y sus estaciones base, induzca o produzca cáncer. Varios estudios en animales expuestos a campos de RF similares a los emitidos por los teléfonos móviles no encuentran evidencia de que la RF cause o estimule tumores cerebrales. A pesar de que un estudio realizado en 1997 encontró que los campos de RF incrementan la tasa de ratones geneticamente manipulados que desarrollan leucemia, las implicaciones de estos resultados para la salud humana no es clara.”

    Sin ambargo, visité esa web unos meses después y habían retirado esa información:
    http://www.who.int/mediacentre/factsheets/fs193/es/index.html

    • maeghith dijo:

      Te respondo aquí al otro comentario.

      En español tienes http://perarduaadastra.eu/2010/10/estudios-cientificos-como-detectar-una-chapuza/

      Y en inglés http://norvig.com/experiment-design.html

      Especialmente del 2º las secciones D7 (donde casualmente el ejemplo es precisamente un estudio sobre antenas y cáncer, viene que ni pintado) y prácticamente todas las I (especialmente la I3, I7 e I9).

      • czero dijo:

        Muy cierto, lo que no quiere decir que los múltiples estudios estén todos incorrectamente realizados…
        El problema es que son muchos los que apuntan a que podría haber alguna relación:

        El estudio francés Santini et al: Study of the health of people living in the vicinty of mobile phone base stations. Pathologie Biologie (París) 2002; 50: 369-73 muestra efectos sobre la salud de los ciudadanos que viven en un entorno de 300 metros de una estación base de telefonía móvil .

        Un estudio oficial del Gobierno holandés publicado en septiembre 2003 (Zwamborm, A.P Vossen, M.S.H. et alii: Effects of Global Communication system radio-frecuency fields on Well Being and Cognitive Functions of human subjects with and without subjective complaints. TNO-report FEL03-C148, TNO Physics and Electronics Laboratory. The Hague, The Neederlands. September 2003.) realizado en laboratorio, con voluntarios y en “doble ciego”. Este estudio pone en evidencia después de solamente 45 minutos de exposición a 0,7 V/m (aprox 0,1 microW/cm2) de radiofrecuencias del tipo de antenas base (GSM 900 MHz – UMTS 2100 MHz), de efectos sobre la memorización, la atención visual, y el sentimiento de bienestar,… Este estudio destaca igualmente diferencias significativas entre las personas “electrosensibles” y las que no lo son.

        En la Región de Murcia un estudio de investigadores del Instituto de Salud Pública de Salzburgo y el Centro de Investigación del Hospital la Fe de Valencia, realizado sobre las emisiones de una antena en La Ñora, Murcia, (Oberfeld Gerd, Navarro A. Enrique, Portolés Manuel, Maestu Ceferino, Gomez-Perretta Claudio: The microwave syndrome further aspects of a Study Spanish European Low Power Initiative for Electronic System Design Workshop at Kos, Greece, October 5, 2004) concluye que la exposición a microondas de la GSM (900-1800 MHz) incrementa significativa y considerablemente el padecimiento de fatiga, tendencia depresiva, desórdenes del sueño, problemas cardiovasculares, dificultades de concentración, desórdenes de la piel, pérdida de apetito y en menor grado pero con OR siempre por encima de 1.32 para cefaleas, nauseas, problemas de audición, irritabilidad, vértigo, alteraciones visuales, alteraciones de la marcha para los sujetos expuestos en el grupo comprendido entre 0.0006-0.0128 uW/cm2 y en mayor grado para los expuestos a valores de flujo de densidad de potencia entre 0.0165-0.4 uW/cm2. Además, el estudio indica que valores de densidad de potencia de más de 0.0006 uW/cm2 para exposición residencial GSM pueden ser susceptibles de cambios desfavorables en parámetros representativos del estado general de salud del individuo.

        Varios autores han demostrado que los pulsos de baja frecuencia del sistema GSM altera la respuesta eléctrica cerebral (EEG) provocando ondas delta, patológicas en personas despiertas KRAMARENKO, A.V. & TAN U. 2003. EFFECTS OF HIGH-FREQUENCY ELECTROMAGNETIC FIELDS ON HUMAN EEG: A BRAIN MAPPING STUDY. INTERN. J. NEUROSCIENCE, 113: 1007-1019. MARINO, A.A., NILSEN, E., FRILOT, C. 2003. NONLINEAR CHANGES IN BRAIN ELECTRICAL ACTIVITY DUE TO CELL PHONE RADIATION. BIOELECTROMAGNETICS, 24: 339-3

        Henry Lai (Universidad de Whasington) – Ha demostrado que la radiación en radiofrecuencias de baja intensidad tiene efectos sobre el sistema nervioso de las ratas y sus estudios establecen que pueden afectar a la salud humana.

        Informe Hyland del Departamento de Física de la Universidad de Warwick: Establecen la relación entre las radiaciones y los siguientes efectos sobre la salud:

        a) Descontrol del “ritmo biológico” en las regiones del cerebelo
        b) Ingerencia activa en el subconsciente
        c) Descontrol del sistema de información
        d) Reducción en un 90% de la reacción inmunológica de las células
        e) Aumento de los riesgos de cáncer
        f) Disminución de la producción de melatonina
        g) Debilitamiento de las defensas del cuerpo contra bacterias, hongos, virus y células cancerosas
        h) Dolores de cabeza, trastornos del sueño, estados depresivos, problemas de impotencia, alteraciones del ritmo cardíaco, ataques de vértigo, irritabilidad, disminución de la capacidad intelectual, dificultades de concentración, pérdida de memoria, caída del cabello, pérdida de apetito, melancolía, alucinaciones, psicosis, disminución de los linfocitos, cataratas, esterilidad, abortos, en general, aumento de la mortalidad infantil, aumento de formación de tumores cerebrales, aumento de predisposición a infecciones de cuello y faringe, de las vías respiratorias y de los órganos y vías urinarias.

        Estudios del Instituto Karolinska de Estocolmo advierte también de un aumento del riesgo de leucemias en niños/as. En el 2005, el estudio del Grupo de Investigación sobre Cáncer Infantil de la Universidad de Oxford, realizado sobre 29.081 niños/as con cáncer (incluidos 9.700 con leucemia) señala un aumento significativo del riesgo de cánceres con relación a la distancia de líneas eléctricas (que también generan campos electromagnéticos – CEM). La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), y en relación con los CEM de FEB (frecuencia extremadamente baja) señala que deben fomentarse estudios epidemiológicos en poblaciones expuestas por encima de 0’4 microteslas.

        El investigador Dirk Adang de la Universidad de Lovaina ha demostrado que la exposición de varios grupos de ratas a las ondas electromagnéticas de los móviles durante dos horas diarias a lo largo de 18 meses duplicó su tasa de mortalidad respecto a un grupo que no recibió ninguna radiación. La exposición a las ondas de los teléfonos móviles originó de inmediato un importante aumento de los monocitos (un tipo de glóbulos blancos) en los pequeños roedores y confirmó las sospechas existentes de que esas ondas generan una reacción defensiva del sistema inmunológico similar a una agresión exterior, según revela el estudio. El experimento, iniciado en el 2002, reveló además que la exposición a largo plazo a las ondas electromagnéticas causa graves daños a la memoria. Un grupo de ratas expuesto durante dos horas cada día a las ondas a lo largo de 15 meses sufrió una pérdida de memoria evidente, mientras que otro grupo expuesto durante apenas dos meses a esas ondas y solo durante cinco días a la semana conservó intacta su facultad de recordar.

  12. javier dijo:

    yo soy de esos que cuando varios estudios se contradicen me creo el que no tiene otros intereses,y en este caso me creo que son dañinas las ondas electromagneticas,solo una pregunta ¿que pasaria si estos estudios salieran a la luz ?telefonica,vodafone,motorola,apple…
    no es lo mismo realizar un estudio para encontrar un resultado,que tener un resultado y realizar un estudio para que dea ese resultado concreto.
    En el pasado son muchos los que decian cualquier cosa en nombre de dios ,hoy lo hacen en nombre de la ciencia.

  13. Realmente, cuando se argumenta aquí que la empresa geosanix utiliza el reportaje para hacer propaganda (

  14. (Perdón por el comentario anterior que se me ha enviado cuando aún estaba escribiendo) *es cierto que hace propaganda, pero no por ello se tiene que falsear así de primeras informaciones que pueden ser alarmistas, pero que es importantísimo lo que pueden significar para muchas otras empresas. Aquí, como en tantos otros lados, se tiende a demonizar a unos y endiosar a otros.. la realidad puede que sea el justo intermedio. En este caso sería: la 1 hizo propaganda de una empresa privada (con dinero público) y un reportaje poco científico (más bien nada, ni que corroborase su propia tesis ni que la contradijera) pero este blog ha hecho lo mismo: czero ha estado muy acertado señalando todos esos informes, que merecen análisis (no parecen hechos por conspiranoicos ni pseudo-científicos) y no han recibido respuesta por parte del autor del blog (que al igual que la 1 no los ha tenido en cuenta en su artículo, haciendo así lo mismo que los autores del reportaje, no hay contra-tesis, pero es cierto que vende menos) por lo tanto un término medio es lo más adecuado. Prudencia. Aquí hay muchísimos intereses en juego, tirar de un lado o de otro es delicado.

    Recordaré siempre esos científicos que decían que era imposible utilizar hidrógeno líquido para aeronaves y tal y yo me los creía, desmontaban a los conspiranoicos. El otro día me encontré con esta noticia: http://www.publico.es/ciencias/359880/una-nueva-generacion-de-aviones-espia-teledirigidos, y siempre la eterna duda. Para mi, ni unos ni otros.

  15. Ismael dijo:

    Existe una parte en toda esta historia, que es la parte relacionada con la venta de aparatos milagro que crean auras protectoras (esto entraría dentro del mundo de los zahoríes, geopatías, el Feng Shui y demás), que se encuentran fuera de la ciencia, yo no he probado esos productos, pero entiendo por sentido común que la protección respecto a un campo electromagnético, solo podría hacerse mediante un blindaje total del individuo, la casa, etc., como se decía antes una jaula de Faraday y no por medio de una especie de aura mágica o pseudocientífica, cuyo funcionamiento desconozco y me recuerda a los campos de fuerza de la ciencia ficción, si además este tipo de cosas se hacen mediante pago, entra de por medio el dinero de algo que para mi es muy dudoso que funcione (lo que es mucho peor), otra cosa diferente sería blindar y que alguien te facilite esos materiales que pueden tener un coste, aunque claro aquí habría que saber si esto merece o no la pena, por que si los campos electromagnéticos son neutros, esto no merecería la pena, claro.

    Por otro lado, existe un tipo de radiación ionizante (la que es conocida vulgarmente como radiación atómica, rayos x, etc.), que es tan fuerte que al golpear los átomos, los carga electricamente, los ioniza, cuando esto ocurre dentro de las células, se produce el cancer, en el caso de los campos electromagnéticos, no se trata de este tipo de radiación, oinizante, sino de no ionizante, es decir la radiación no tiene tanta fuerza como para cargar electricamente un átomo que en si es neutro, bueno, esto es así, no obstante sabemos también que en la naturaleza la sobreexposición a cualquier elemento físico de forma masiva termina teniendo efectos y si estos no están controlados, a larga entre ellos los habrá negativos, solo es cuestión de cantidad de dosis, tiempo que se recive, fortaleza del individuo, etc., en esto los campos electromagnéticos no van a ser diferentes, ya que eso es así en la naturaleza con cualquier elemento físico, esto no es diferente, las ondas aunque no se vean, no son de naturaleza “espiritual” o algo así.

    A continuación, voy a aportar una web británica que recoge todo tipo de estudios relacionados con la salud y los campos electromagnéticos producidos por los humanos (no me refiero a los campos electromagnéticos naturales, de esto nada se dice), se llama “powerwatch”, por supuesto son estudios científicos publicados en revistas científicas internacionales, podeis verlos…, con icono verde figuran los estudios que han encontrado efectos, con icono rojo los que no han encontrado y con icono gris los que tienen informaciones importantes pero el resultado no nos dice si hay efectos o no en la salud, bueno, pues en base a este criterio, hay 139 estudios que indican efectos en la salud, http://www.powerwatch.org.uk/science/studies.asp , podeis verlo…, también quiero decir que los estudios que dicen que no han encontrado efectos (no me refiero a los de powerwatch concretamente, sino en general), lo que dicen es que no han encontrado efectos, que no son concluyentes, que hay que seguir investigando…, bien, pero esto no quita que aquellos que han sido bien hechos y publicados en revistas científicas internacionales (y no me refiero a alguno, aquí se marcan 139 y no tienen que estar todos), esos estudios y sus resultados son correctos (quitando alguno que haya podido colar, pero no 139), por lo que no se puede decir que unos estudios dicen una cosa y otros otras, sino que unos estudios no han encontrado nada y su resultado es nada y otros si han encontrado algo y su resultado es ese algo, luego cuando menos hay unos indicios y en salud humana (vamos que no hablamos de una discusión científica sobre si un tubérculo crece mas o menos deprisa, no, hablamos de salud humana…), a continuación os aporto una web sindical de la enfermedad lipoatrofia (como sabeis es una enfermedad reconocida por la OMS y una de cuyas causas es la exposición a campos electromagnéticos), http://www.websindical.com/lipoatrofia/lipoatrofia.htm .

    Por supuesto podeis pasar esta información a médicos y biológos (si quereis también a físicos e ingenieros de telecomunicaciones, aunque tengo dudas de que ellos la vayan a entender del todo, pues son informaciones profesionales de médicos y biólogos), también se la podeis pasar al señor Gámez, aunque se que se le han pasado ya muchas veces cosas de estas y es inutil, ya que el señor Gámez no es científico, es periodista, no es concretamente ni médico ni biólogo y su nivel de inglés técnico no es muy alto, por lo que enseñarle esto y no enseñarle nada, es lo mismo, no me extraña que luego diga que nunca le han enseñado ninguno, cuando para el enseñarle esto y nada es todo lo mismo, pero eso no quiere decir que no haya cosas objetivas, ni una discusión científica que no pertenece al mundo de la magia (que barbaridad), sino al de la ciencia, sino que el señor Gámez está incapacitado personalmente para entender estas cosas, el problema del movimiento escéptico es que mucha gente no es científica y los que lo son, lo son de sus ramas concretas, fijan una posición en un tema, no leen nunca nada de ese tema mas allá de lo que dicen otros escépticos y nunca jamás van a las fuentes, se mueven de forma endogámica internamente, a lo sumo fiándose de alguien de su confianza (algún científico, generalmente siempre el mismo y que muchas veces no suele tener investigación en ese tema), pero sin ver lo que dicen otros o ir a las fuentes, ya se que 139 estudios es bastante, pero es lo que hay, quien quiera saber ciencia y ver la verdad que estudie, es dificil, arduo, es mas facil ser escéptico militante internacional, ahí te dan ya las respuestas inequívocas, pero ese no es el camino, solo el esfuerzo lo es, es jodido, pero es lo que hay, recuerdo a un escéptico histórico cuando no había movimiento escéptico , Santiago Ramón y Cajal, el lo comprobaba todo por si mismo, hoy se apuntan a un grupo y ya está, malo, malo, estos temas no son tan facilitos como los ovnis que se despachan en dos pataditas y con un chistecito.

    Suscribiría con gusto todo el artículo del señor Gámez, excepto por ese elemento tan importante de que no hay estudios, lo que puede no haber es unanimidad aún en este tema, pero estudios hay e indicios en salud humana también, con casos como el tabaco o el amianto hubo muchos estudios decadas anteriores que ya iban apuntando lo que luego décadas despues se confirmó, ¿estamos en el mismo caso?, puede ser o no…, pero si es que si, puede salir gente dañada, no es motivo de broma, no es estar contra el progreso sino admitiendo lo bueno que tiene tratar de regular lo malo, la gente tiene derechos, creo que esto no debería estar en manos de un periodista, sino de científicos y si alguna vez se hace un artículo sobre esto habría que recoger las opiniones mas amplias siempre dentro de la ciencia e ir a las fuentes científicas a la investigación punta y congresos, la ciencia no lo sabe todo, pero es lo poco que tenemos, si se hacen programas sin esta seriedad que pido, es posible que seamos otros los que nos quejemos al defensor del expectador, no es ninguna broma broma se está pensando…, si el movimiento escéptico, no es riguroso en lo científico y su principal preocupación no es la sociedad, le veo poco recorrido, ya es un movimiento cuestionado, en la sociedad y en las universidades, espero de verdad que sepamos distinguir churras de merinas y no lleguemos a conclusiones tipo “como los ovnis que vuelan pertenecen al mundo de la fantasía, entonces todo lo que vuela es un ovni y es mentira”, no, no, los aviones existen y vuelan, una cosa son los zahoryes (que son algo cultural y fuera de la ciencia) y otra estudios científicos publicados en revistas científicas, espero de verdad que este blog no termine siendo siendo lo que su nombre indica “mala ciencia”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s